Ayer finalizaba la convivencia en Cerro Muriano donde un total de 60 menores junto a un amplio grupo de personas voluntarias pudieron disfrutar de un fin de semana de ocio y tiempo libre saludable, lleno de actividades pensadas a conciencia, buscando la educación en habilidades sociales, valores positivos, educación en actividades de la vida diaria…
 
Un trabajo satisfactorio, bonito, gratificante… y mil palabras más que podrían describir la labor que llevan a cabo un grupo de más de 20 voluntarios y voluntarias con los niños/as que día tras día acuden al CETIL, nuestro centro de tiempo libre.
 
Como bien dijimos, esta convivencia es además de un premio, un momento que los/las menores esperan con gran ilusión durante todo el año, al igual que las Colonias de Verano, un lugar donde disfrutar con historias fantasiosas que nuestro monitores recrean mediante juegos y teatros.
 
Desde la asociación queremos agradecer a todos aquellos padres y madres que siguen confiando en nuestro trabajo, así como a aquellas empresas y particulares que aportan su granito de arena en este proyecto, porque como solemos decir… A VECES SENTIMOS QUE LO QUE HACEMOS ES TAN SOLO UNA GOTA EN EL MAR, PERO EL MAR SERÍA MENOS SI LE FALTARA UNA GOTA.
 
Por último, y no por ello menos importante, nos gustaría destacar la gran labor y evolución que está surgiendo del grupo de adolescentes, un grupo en formación que aspiran a ser grandes monitores/as.

Dejar una respuesta